Tener un colchón hinchable en casa es un seguro de vida si queremos estar prevenidos ante la posible y deseada visita de amigos y familiares, dada la remota posibilidad en la mayoría de los casos de andar sobrados de habitaciones y de camas en casa.

Pero los colchones inflables no son todos iguales. Los hay muy buenos, pero algunos pueden ser una verdadera tortura para nosotros mismos, o para nuestros invitados. Siempre podemos optar por un colchón plegable, pero son conceptos diferentes.

Si te dispones a comprar un colchón inflable en Amazon, te recomendamos que no te fijes única y exclusivamente en el precio, y que le dediques un tiempo mínimo a estudiar las diferencias entre unos tipos y otros. En ese sentido, pon mucho ojo a cuestiones como el grosor (no sólo determina la altura del colchón hinchable, sino también su capacidad de inflado), el sistema de inflado (elige siempre un colchón hinchable eléctrico), la estructura interna (el diseño de las cámaras), y la marca (pues está íntimamente ligada a la calidad y al confort).

Qué son los colchones hinchables

Técnicamente, un colchón inflable es un colchón para dormir que se puede inflar y desinflar, lo cual implica la posibilidad de ser guardado y almacenado de forma cómoda en cualquier sitio, a diferencia de un colchón convencional del material que sea.

A priori, todo el mundo sabe qué es un colchón hinchable, pero puede que no todo el mundo caiga a primera vista en detalles como la no transpirabilidad de este tipo de colchones por cuestiones obvias: un colchón inflable tiene que tener obligatoriamente una cámara estanca de material plástico flexible, aunque luego vaya cubierto por una capa que le aporte un mejor tacto y un mayor confort.

Por esa razón, los colchones inflables no son recomendables para uso continuo, sino puntual, y a ser posible en estaciones o momentos del año en los que no haga demasiado calor.

Con respecto a la primera diferenciación que hacíamos, y puesto que a todos se nos puede venir a la mente el típico colchón inflable de playa (o colchoneta hinchable), en este caso nosotros vamos a hablar y mostrar únicamente colchones hinchables para dormir, atendiendo a las diferentes tipologías, eso sí. Las otras, entendemos que forman parte de una categoría absolutamente diferente, en el ámbito del ocio y no del descanso.

Ventajas de los colchones inflables

Teniendo en cuenta que, por lo general, no son ni más cómodos ni más duraderos que los colchones normales, debe existir una serie de ventajas por las que muchos nos animamos a comprar un colchón hinchable en algún momento de nuestra vida.

Por qué comprar un colchón hinchable

Por si no lo tuvieras claro, a continuación resumimos las principales razones por las que solemos comprar colchones hinchables:

  • Porque, desinflados, se pueden guardar en cualquier sitio sin ocupar apenas espacio.
  • Porque son la forma más cómoda y rápida de improvisar una visita inesperada en nuestra casa.
  • Porque, contando con un compresor, se inflan y desinflan en muy poco tiempo.
  • Porque son muy baratos.

Colchones hinchables individuales

Si nos fijamos en los tamaños de los colchones inflables en el mercado, nos daremos cuenta de que los hay para una y dos personas, básicamente. Aunque en ocasiones nos encontremos con colchones inflables para más de dos (indicación del fabricante), en pos del confort no deberíamos hacer nunca un uso de los mismos para más de dos adultos.

Si lo que estamos buscando son colchones hinchables para niños para dormir, los individuales son los más adecuados para un niño solo, pero en caso de tener que dormir a dos niños, nosotros optaríamos por comprar un colchón inflable de matrimonio, o de dos plazas amplias.

Colchones hinchables de matrimonio

Tenemos que saber que, por gruesos y estables que sean, el hecho de ser colchones de aire condiciona claramente la consistencia de los colchones inflables. Por eso, los colchones hinchables grandes deben contarcon muchas cámaras de aire, muchas paredes internas que aporten firmeza a la estructura.

De esta forma, cuando una persona con un peso importante se tumba sobre un colchón inflable, en caso de tratarse de un modelo de alta gama, ésta no debería hundirse de forma drástica. Y lo mismo en el caso de los colchones inflables de matrimonio, que en caso de no tener la calidad necesaria, provocarían un hundimiento conjunto y la inevitable atracción por pura gravedad de los dos cuerpos.

Si has tenido una experiencia como la que describimos, no tienes que pensar que los colchones de aire son todos iguales. Por experiencia te podemos asegurar que existen colchones hinchables cómodos para dos. Son más caros, pero si queremos descansar correctamente durante unos días de cámping, de vacaciones o en cualquier otra circunstancia, la inversión merecerá la pena.

Eso sí, si se trata de adultos y no necesitamos obligatoriamente dormir juntos, siepre sería mejor disponer de dos colchones hinchables que de un colchón grande, ya que los colchones inflables 2 plazas, por muchas cámaras que tengan, comparten una cámara común que los hace más «débiles».

Colchones hinchables para camping

Si atendemos a los usos de los colchones inflables, la primera variable a la que tendríamos que atender es la de los colchones para camping. Éstos, al estar pensados para ser transportados y ser metidos es una tienda de campaña, a priori deberían ser menos robustos y consistentes que los colchones hinchables para casa.

No obstante, todo depende de cómo queramos tomarnos eso de ir de camping, nuestro confort y la nuestros acompañantes de tienda.

Lo que está claro es que, salvo casos muy extremos, siempre será mejor dormir sobre un colchón inflable estando de camping, que hacerlo sobre una esterilla, un aislante de espuma, etc.

Colchones hinchables eléctricos

Ya sean para casa o para llevar de camping, una característica que nos parece absolutamente imprescindible es la de contar con un compresor eléctrico para el inflado del colchón.

No es que los colchones inflables eléctricos sean mejores como colchones, aunque el hecho de que no se incluya compresor y se invite incluso a inflar mediante un inflador manual, debería hacernos pensar que tal vez la capacidad del colchón no sea la óptima.